Tatiana Donoso, Historias de Sudversa

Fotografia de almendros. Una isla salvaje. Photo de Tatiana Donoso. Fuente Sudversa

MhiC Recomana

Las mujeres siguien viviendo en mí
Una isla salvaje

Sudversa, és la plataforma de continguts del col·lectiu d’escriptura creativa, En Palabras [relatos migrantes]: narrativas de América Latina en Barcelona. Tal com es descriu en la platforma, “reúne a personas venidas de distintos países de América Latina para construir un nuevo relato sobre el éxodo latinoamericano en Europa y dejar constancia de ello.”

En la secció de HISTORIAS, està publicat el poema de Tatiana Donoso que parla del llinatge de dones de la seva vida, des de Chile i Bucharest, fins a Barcelona i la Trinitat Vella.

Llegeix Una isla Salvahe, en Sudversa.

Una isla salvaje

Vengo de un linaje de mujeres fuertes

llenas de hijos vivos

con memoria para los hijos muertos

mujeres              huérfanas

               expulsadas              embarazadas

abortadas            solas

                casadas                 viudas     

madres               abuelas

lavando a mano

cocinando a mano

cosiendo a mano

tejiendo a mano

cuidando a mano

Las muertas siguen viviendo en mí.

Tengo sus raíces y

las bordo cada noche

con lanas de colores.

Voy trenzando las historias

que mi madre me entrega 

con cada semilla

comino

cilantro

ají

pimienta

limón

membrillo

manzana

durazno 

y enhebro 

cada semilla a un nombre

puntada a puntada

Berta

Celia

Sully

Rosa

Paty

Luisa

Pequi

Milly

Rosita 

Bordar estas semillas 

es bordar mis raíces

es reconocer mi piel

en la tierra negra de la cordillera.

En el mapa de cartón de El botón de nácar

vi mis surcos          

         mis valles

desperté a mi territorio

recordé que soy chilena.

Tatiana Soledad

ese es mi nombre

lo fui desflorando

hasta dejarlo en Tati.

La Soledad

se me quedó adentro.

Salí de chile en el 74

primero a Bucarest

luego a Barcelona

siempre en mi  barrio

la Trini Vieja,

una isla salvaje

poblada de yonkis

mecida por olas de cemento

y palmeras de autovía.

Crecí sola   

exiliada

refugiada en muñecas,

libros, ventanas

silencio

en mis abuelas (cuando venían).

Ahora 

con la poesía

estoy a prendiendo 

a refugiarme en mí.

 

Tatiana Donoso